SI TIENES PROBLEMAS PARA REPRODUCIR!

Ilustración 1MABARADIO

 Haz click Aquí.

 

Faros de Galicia, una ruta mágica

Desde que los romanos levantaran la Torre de Hércules allá por el siglo I d.C, las costas de Galicia han guiado a los marineros que se adentraban en las aguas del Fin del Mundo. Plagada de faros y con una naturaleza abrumadora, la costa gallega es un destino perfecto en el que perderse. Sus caminos llevan hasta escarpados acantilados y sinuosas rías en las que el mar se adentra imponiendo su vasto poder.

Es en este escenario donde nace la Ruta de los Faros de Galicia, que une las Rías Altas con las Bajas, desde la costa cantábrica hasta la atlántica. Pensada para ser completada en algún medio de transporte (coche, autocaravana, bicicleta), transcurre por 1.175 km, 44 faros y 76 municipios que se pueden descubrir a través de los 8 itinerarios propuestos.

En el camino, la ruta propone 50 paseos imprescindibles y 100 lugares en los que hacerse un selfie como el Mirador de As Catedrais (Ribadeo), el Santuario da Virxe da Barca (Muxía), el Castro y mirador de O Facho con las Islas Cíes al fondo o el famoso banco de Loiba en Ortigueira.

Otras actividades en Galicia

En el recorrido, la Ruta de los Faros propone conocer la cultura gallega a fondo a través de las llamadas “Actividades Marineras”. Organizadas por los Anfitriones MarGalaica, consisten en una serie de visitas guiadas por los bancos de marisqueo, puertos y lonjas. A través de ellas se pretende dar a conocer el trabajo diario de las cofradías de pescadores, así como de las redeiras, quienes elaboran y reparan los aparejos de pesca, o a los profesionales que construyen y reparan barcos en los astilleros, entre otros.

El Camino de los Faros

Las Ruta de los Faros de Galicia es diferente a el Camino de los Faros (O Camiño dos Faros), una ruta senderista de 200 kilómetros que también consta de ocho etapas. Esta ruta transcurre por la Costa da Morte desde Malpica hasta Finisterre y en ella se pueden observar faros como el de Finisterre, Touriñán, Muxía, Vilán, Laxe, Runcudo y Punta Nariga. Una de las peculiaridades de esta ruta de senderismo es que siempre transcurre al borde del mar y que tiene a los faros como guía.

Faros de Galicia, una ruta mágica

Desde que los romanos levantaran la Torre de Hércules allá por el siglo I d.C, las costas de Galicia han guiado a los marineros que se adentraban en las aguas del Fin del Mundo. Plagada de faros y con una naturaleza abrumadora, la costa gallega es un destino perfecto en el que perderse. Sus caminos llevan hasta escarpados acantilados y sinuosas rías en las que el mar se adentra imponiendo su vasto poder.

Es en este escenario donde nace la Ruta de los Faros de Galicia, que une las Rías Altas con las Bajas, desde la costa cantábrica hasta la atlántica. Pensada para ser completada en algún medio de transporte (coche, autocaravana, bicicleta), transcurre por 1.175 km, 44 faros y 76 municipios que se pueden descubrir a través de los 8 itinerarios propuestos.

En el camino, la ruta propone 50 paseos imprescindibles y 100 lugares en los que hacerse un selfie como el Mirador de As Catedrais (Ribadeo), el Santuario da Virxe da Barca (Muxía), el Castro y mirador de O Facho con las Islas Cíes al fondo o el famoso banco de Loiba en Ortigueira.

Otras actividades en Galicia

En el recorrido, la Ruta de los Faros propone conocer la cultura gallega a fondo a través de las llamadas “Actividades Marineras”. Organizadas por los Anfitriones MarGalaica, consisten en una serie de visitas guiadas por los bancos de marisqueo, puertos y lonjas. A través de ellas se pretende dar a conocer el trabajo diario de las cofradías de pescadores, así como de las redeiras, quienes elaboran y reparan los aparejos de pesca, o a los profesionales que construyen y reparan barcos en los astilleros, entre otros.

El Camino de los Faros

Las Ruta de los Faros de Galicia es diferente a el Camino de los Faros (O Camiño dos Faros), una ruta senderista de 200 kilómetros que también consta de ocho etapas. Esta ruta transcurre por la Costa da Morte desde Malpica hasta Finisterre y en ella se pueden observar faros como el de Finisterre, Touriñán, Muxía, Vilán, Laxe, Runcudo y Punta Nariga. Una de las peculiaridades de esta ruta de senderismo es que siempre transcurre al borde del mar y que tiene a los faros como guía.