SI TIENES PROBLEMAS PARA REPRODUCIR!

Ilustración 1MABARADIO

 Haz click Aquí.

 

La contaminación del aire aumenta el riesgo de muerte por Covid-19

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos estiman que entre 100.000 y 240.000 de los habitantes de este país podrían fallecer a causa de la epidemia del Covid-19, una enfermedad que ha demostrado causar más estragos entre población en riesgo: personas mayores, embarazadas, aquellos que cuentan con patologías previas… o quienes han estado expuesto durante tiempo a altos niveles de contaminación atmosférica, según una nueva investigación. El Estudio de Carga Mundial de Morbilidad (Global Burden of Disease), identificó la contaminación del aire como un factor de riesgo para la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y totales hasta el punto de hacerle responsable cada año de unos 5,5 muertes prematuras en todo el mundo.

La contaminación es, pues, un agravante que podría empeorar el estado de salud de los pacientes afectados por la pandemia. Según un estudio en estado de revisión (pre-printing) dado a conocer recientemente por científicos de la Universidad de Harvard, el aumento de un micrómetro de partículas finas (PM2,5) por metro cúbico de aire estaría asociado con un incremento de un 15% de la tasa de mortalidad por Covid-19.

El aumento de un micrómetro de partículas finas (PM2,5) por metro cúbico de aire estaría asociado con un incremento de un 15% de la tasa de mortalidad por Covid-19.

El estudio considera un nivel de contaminación elevado aquellos casos en los que las partículas finas (PM 2.5) se sitúan por encima de los 13 microgramos por metro cúbico, un ratio muy superior al promedio registrado en Estados Unidos (8,4 microgramos).

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron un minucioso recuento de todos los fallecidos por Covid-19 en todos los condados de Estados Unidos y cruzaron los datos con los promedios de niveles de contaminación -expresados en la concentración de partículas PM2.5- entre los años 2000 y 2016. "Los resultados sugieren que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumenta la vulnerabilidad a experimentar los resultados más severos de Covid-19" explica Francesca Dominici, codirectora de la Iniciativa de Datos Científicos de la Universidad de Harvard y autora principal del estudio.

Las conclusiones del estudio arrojan un mapa de riesgos en función de la contaminación acumulada que está ahora a disposición de las autoridades federales, estatales y locales encargadas de llevar a cabo las políticas públicas encaminadas a combatir el nuevo coronavirus, como pueden ser el distanciamiento social o la adecuación de las instalaciones sanitarias para atender a los casos más graves.

Partículas en suspensión

Las PM 2.5 corresponden a las llamadas ‘partículas en suspensión’, diminutos cuerpos sólidos o pequeñas gotas contaminantes que proceden generalmente de la combustión de combustibles fósiles. En este caso, su tamaño diminuto (igual o menor a los 2,5 micrómetros, 30 veces más pequeño que un cabello humano), pueden penetrar fácilmente en los pulmones y causar estragos en nuestros sistema respiratorio. Los resultados del estudio subrayan la importancia de seguir haciendo cumplir las regulaciones existentes de contaminación del aire para proteger la salud humana durante y después de la crisis COVID-19.