SI TIENES PROBLEMAS PARA REPRODUCIR!

Ilustración 1MABARADIO

 Haz click Aquí.

 

La perfecta armonía del Kalachakra

Bodhgaya, el lugar de la India donde Buda alcanzó la iluminación, acoge templos de Sri Lanka, Nepal, Sikkim, Bután, Tíbet, Birmania, Tailandia, China y Japón. Y el Dálai Lama ha elegido ese enclave para celebrar el próximo Kalachakra, una ceremonia esencial del budismo tibetano.

El ritual empieza solicitando permiso a los espíritus locales para utilizar su casa. Como son reacios, los monjes los calman realizando la Danza de la Tierra. A continuación una cuerda sumergida en agua con polvo de tiza permite trazar las líneas del mandala, proceso que lleva dos días. Trabajando sin pausa seis jornadas más y mediante el chakpu, un estilizado embudo, los monjes rellenan con arena coloreada el intrincado dibujo.

El centro del mandala muestra a la divinidad de Kalachakra unido a su consorte, encarnando la compasión y la sabiduría. Las múltiples cámaras del laberíntico palacio cuadrado son las sucesivas pruebas del camino a la liberación.

Durante cuatro días, miles de personas desfilarán ante el mandala, sea para recibir sus bendiciones o realizar votos. Luego el Dálai Lama pedirá a las 722 deidades invitadas que retornen a sus moradas. Cepillará la arena hacia el centro y esta se pondrá en una vasija y se verterá en un río, a fin de que la perfecta paz del Kalachakra fluya hacia el mundo cotidiano.