Si tienes problemas para reproducir.

 

Haz click aquí.

 

 

MabaRadio

La frecuencia del medio ambiente.

 

El tritón jaspeado regresa al Ampurdán después de más de 20 años

El Observatori dels Amfibis dels Aiguamolls de l’Empordà ha informado recientemente del avistamiento de varios ejemplares de tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en el parque natural dels Aiguamolls de l'Empordà, en Gerona, lo que probaría el regreso de este anfibio después de más de 20 años sin ser avistado en la zona.

El tritón jaspeado frecuentaba durante décadas las llanuras de la comarca del Ampurdán. Sin embargo, su población empezó a acusar un importante declive a finales del siglo XX, y a principios del XXI desaparecieron por completo de la zona, por lo que la especie era dada por extinta en la región de los Aiguamolls (marismas) del Empordà. La agricultura intensiva, la nitrificación de las aguas (exceso de nitritos) y la llegada de especies invasoras, como el cangrejo de río americano, habían diezmado el hábitat de la especie.

Una población reproductora estable

Los responsables del parque natural desconocen por el momento el origen de esta población, de la que teorizan que podría proceder de individuos de la zona, -lo que descartaría que la especie se hubiera extinguido en los Aiguamolls- o bien que sea el resultado de una recolonización, posiblemente procedente de ejemplares de la Sierra de Verdera, próxima al parque natural gerundense. En cualquier caso, no se trata de varios ejemplares únicos, sino de una de una población reproductora con individuos adultos en fase de apareamiento y larvas en diferentes estadios de crecimiento, por lo que el hallazgo abriría a la puerta a una posible repoblación del en este hábitat pirenaico.

El tritón jaspeado es un anfibio urodelo de la familia de los salamándridos (de la que toman nombre sus primas-hermanas, las salamandras). Se distingue por su coloración verde, que lo distingue de otros tritones europeos. Normalmente habita bosques y campos cercanos a zonas húmedas, como humedales o marismas, por lo que es especialmente sensible a los cambios drásticos producidos en estos ecosistemas. En españa, está presente sólo en el norte de la península Ibérica y el centro sur de Francia. En Catalunya su área de distribución abarca dos núcleos separados: uno puebla las comarcas de Gerona, donde ha sido localizada esta nueva población, y el norte de la la provincia de Barcelona, y otro la zona del delta del Ebro.

La especie, aunque catalogada como ‘preocupación menor’ por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, está protegida en Catalunya, donde sus poblaciones son muy escasas. Así, está incluida en el catálogo de Fauna Amenazada de la Generalitat de Catalunya, la cual contempla medidas de conservación de las especies más castigadas, así como planes de protección de sus hábitats. Los técnicos del Centro de Fauna de las las Marismas del Empordà junto con los del CREAF (Centro de Investigación Ecológica y de Aplicaciones Forestales) y de la Fundación Barcelona Zoo, trabajan para mantener estable las poblaciones de estos anfibios en esta comarca gerundense.