SI TIENES PROBLEMAS PARA REPRODUCIR!

Ilustración 1MABARADIO

 Haz click Aquí.

 

Las belugas tienen un lenguaje sofisticado y aprenden el sonido de su nombre a los 3 años

Al ser animales altamente sociales, las belugas sonríen, cantan, hablan entre sí y transmiten conocimiento de generación en generación.

Más de un tercio de las belugas en todo el mundo van a Hudson Bay, en Canadá, para pasar los meses más cálidos del año. En el Ártico canadiense, las aguas son mucho más templadas, y por eso escogen este lugar para tener a sus crías. Pasan ahí los meses de verano, enseñándoles sonidos sencillos que evolucionan a un lenguaje exclusivo de cada familia. Cada día, los bebés deben de comer la suficiente grasa para engordar medio kilo. Para agosto, tendrán que emprender su viaje de regreso más al norte, donde el hielo no promete ser complaciente para los recién nacidos.

Vacaciones de verano en el norte canadiense

belugas
Foto: Liu Dawe XINHUA / Xinhua via AFP

Como parte de la serie documental Secret Lives of Whales, el explorador Brian Skerry emprendió una expedición a Hudson Bay para observar de cerca el comportamiento de las belugas. Se dio cuenta de que cientos de familias llegan ahí durante mayo y junio para descansar después de un viaje kilométrico desde el polo norte.

Muchas de las belugas hembra llegan embarazadas. A los pocos días de estar ahí, dan a luz a sus bebés, quienes nacen sabiendo nadar y comunicarse con sus madres. A pesar de que tienen una habilidad innata para detectar los sonidos que ellas emiten, a lo largo de los meses de verano tienen que aprender el lenguaje complejo de sus familias.

belugas
Foto: Anton Denisov / Sputnik / Sputnik via AFP

Abuelos, padres, madres, hermanos mayores y primos comparten un sistema de sonidos específico de su grupo, que los recién nacidos tienen que dominar antes de partir hacia el norte de nuevo. Skerry asegura que ésta es una señal más de que los cetáceos son animales que no sólo logran establecer lazos emocionales y sociales profundos, sino que generan cultura entre sí.

Los sonidos generalmente están acompañados de gesticulaciones faciales. Entre las ballenas, las belugas se distinguen por ser los animales más expresivos: sonríen, fruncen el ceño, se ríen y lloran, como lo hacemos los seres humanos. Según la cobertura de Skerry, ésta podría ser la especie de cetáceos más social que existe en la naturaleza. Prueba de ello es el lenguaje sofisticado que desarrollan entre ellas.

Te sugerimos: Las orcas jóvenes aprenden de sus abuelas cómo cazar y alimentarse

Aprendiendo a hablar debajo del agua

belugas
Foto: Franco Banfi / Biosphoto / Biosphoto via AFP

En su estancia en este paraje natural, Skerry y su equipo analizaron los sonidos que las belugas bebé emitían. Así como sucede con los niños humanos, parecían balbucear imitando las ‘palabras’ de sus madres. Algunos de los biólogos que lo acompañaron en la expedición sugieren que, incluso, responden a un ‘nombre’ específico, que sus madres les asignan al nacer.

Además de que estas habilidades les sirven para comunicarse entre sí, les garantiza saber en dónde están localizadas si se alejan del grupo. Esto les será particularmente útil cuando emprendan su viaje de regreso a casa, donde pasan el resto del año, ya que ahí se enfrentan a nuevas amenazas. Entre ellas, a las manadas de orcas que, aunque no entienden el lenguaje de las belugas, son una sentencia de muerte si están hambrientas.

belugas
Foto: SAMUEL BLANC / Biosphoto / Biosphoto via AFP

Mientras están en Hudson Bay, sin embargo, este peligro no es real todavía. En esos meses de descanso, las madres les enseñan a conseguir comida, a protegerse de no quedarse varadas en la orilla, e incluso a ‘cantar‘. Para cuando cumplen tres años, las crías jóvenes saben identificar cerca de un millar de sonidos diferentes, todos originarios de sus familias y grupos cercanos.

Este conocimiento se transmite de generación en generación. Así como aprenden de sus familiares a ‘hablar’ desde pequeñas, las belugas deben memorizar el viaje de ida y de regreso a Hudson Bay. Año con año vuelven a reencontrarse con sus primos y otras familias que llegan ahí a descansar. Algún día, les tocará enseñar a sus propias crías las mismas habilidades que ellas aprendieron en el Ártico canadiense al inicio de su vida.

 

Sigue leyendo:

Red de burbujas: la estrategia única de las ballenas jorobadas para alimentarse

La historia de la ballena de los 52Hz, la más solitaria del mundo

The post Las belugas tienen un lenguaje sofisticado y aprenden el sonido de su nombre a los 3 años appeared first on National Geographic en Español.