SI TIENES PROBLEMAS PARA REPRODUCIR!

Ilustración 1MABARADIO

 Haz click Aquí.

 

Los 5 pueblos más bonitos de Teruel

Hace ya dos décadas Teruel que reivindicó su existencia a través del eslogan “Teruel Existe”. Eslogan que han recuperado este año en una campaña publicitaria de una famosa tienda de muebles sueca. Pero no es solo que exista, es que la provincia aragonesa situada más al sur tiene en su haber algunos de los pueblos más bonitos de la zona. Su mala comunicación con el resto de España -falta de autovías, conexiones ferroviarias, etcétera- alarga el viaje más de lo esperado, pero realmente merece la pena invertir ese tiempo tanto por el destino como por los parajes que se recorren. Son localidades fascinantes en las que el presente y el pasado se unen a través de construcciones centenarias que no han perdido ni un ápice de su encanto con el paso del tiempo.

Ejemplo de ello es el puente medieval de Valderrobres construido en estilo gótico, probablemente, como parte de la muralla de la ciudad. Este puente da acceso al casco antiguo de la localidad y es uno de los puntos de acceso más bonitos y mejores para conocer el resto de lugares encantadores del municipio turolense.

En una lista de los pueblos más bonitos de Teruel, por supuesto, no ha de faltar Albarracín. Construido sobre montañas, sus altas murallas datan del Medievo, época en la que también fueron construidos otros edificios encantadores del municipio tal como su Alcázar, su Catedral o las torres que coronan las murallas.

Calaceite, Rubielos de Mora y Puertomingalvo concluyen nuestra lista de los 5 pueblos más bonitos de Teruel, pero a ellos se les puede unir por igual belleza otros como Cantavieja o Mirambel. De hecho, los siete pueblos mencionados forman parte de la red de los Pueblos Más Bonitos de España, organización sin ánimo de lucro, creada en el año 2010 con la intención de dar a conocer la riqueza cultural y patrimonial de los pequeños pueblos que forman parte de ella. Estos pueblos han de tener una población menor de 15.000 habitantes y un patrimonio natural o cultural certificado.

Y es que Teruel tiene joyas escondidas cuyo recorrido no deja indiferente a quien decide refugiarse en su cálida hospitalidad.